Veterana agradecida

Soy HOMBRE de 43 años de edad

Soy camionero de transporte internacional entre Argentina y Chile. Un compañero mío me pidió un favor, se había comprometido con una tía de él para traerla a Chile, pero su carga se postergo y no tenia viaje hasta la próxima semana y su tía debía estar si o si esa semana.

Como le debía unos favores, no me pude negar y el día que salía , llego el con su tía a echarla en mi camión. Era una veterana de unos 67 años, fea, gorda y muy culona. Apenas logro subirse al camión.

Pero resultó ser muy simpática, conversamos mucho, muy agradable y cuando llego la hora de dormir , le pase la cama y yo me acomode en el asiento. Como hacia un frio tremendo, yo dormí vestido y ella muy arropada.

Me dijo que le daba pena que yo durmiera sentado y ella cómodamente , me ofreció cambiar , ya que yo tenía que descansar más que ella. A la finales me ofreció que compartiéramos la cama , así aprovechábamos de capear el frio.
Nos acomodamos en la pequeña litera y al rato, me dio calor, me saque la parte de arriba y ella también aprovecho para sacarse el chaleco que se había puesto para dormir.

Se acomodo dándome la espalda, y yo, mirando semejante culo de dimensiones gigantescas, obvio me calenté. Me acomode en el poco espacio de cama que quedaba, disculpándome con ella que tendría que dormir de lado, que si no , no cabíamos.

No tuvo problemas, me apegue a ella y al poco rato, ya lo tenía parado apegándoselo al culo. Era imposible que la veterana no se diera por enterado lo que tenia apegada a sus cachetes, comencé a moverlo y la Tía se comenzó también mover, hasta que le pasé la mano abrazándola y agarrándole una teta. Me preguntó si lo quería hacer, que ella no era de “esas mujeres” , pero como yo había sido tan amable con ella , me daría la pasada. Le dije que si, la vieja se bajo los pantalones y los calzones, yo también los hice y se lo mande a guardar todo.

Suavemente me la estuve cogiendo de lado por largo rato, manoseándole las nalgas , pero como la cama era demasiado chica, no podíamos hacer mucho. Al principio ni gemía la vieja, ni se movía , solo estaba ahí dándome la espalda, dejándose tocar y follar sin quejarse siquiera, hasta que de repente, se le salieron unos leves gemidos y sentí un chorro que se la salió dejándonos todos mojados. Recién ahí acabé yo , dándole las gracias , me quede con la verga metida entre sus nalgas , hasta que nos quedamos dormidos. En la mañana me desperté, con la tía al lado, su tremendo culo aun al aire y aproveche de pegarme otra mas , algo corto por que al parecer no les gustó.

Nos levantamos, nos vestimos y continuamos marcha. Unas horas después ya estábamos llegando, a nuestro destino, la deje a las afueras de la ciudad, se despidió de mi dándome la mano, agradeciéndome el haberla traído, como si nada mas hubiese pasado.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...