Perdí la virginidad con mi hermana ( 2 parte )

Soy hombre de 52 años de edad

Ya de ahí, a ambos nos gustó mucho y lo hacíamos frecuentemente, siempre en las tardes, cuando nuestros padres trabajaban. Sabíamos que hacíamos mal y también que ella podía salir embarazada, pero ingenuamente pensábamos que con solo acabar afuera, no tendríamos problemas.

Afortunadamente nunca se embarazo mi hermana y esos que varias veces yo aguantaba hasta el último segundo para sacarlo, pero más de una vez el primer chorro se me salió adentro. Nunca nos besábamos, solo caricias , nos sacábamos la ropa y lo hacíamos, sin poses extrañas. En ese tiempo desconocíamos lo que era el sexo oral, solo por chistes yo lo había escuchado mencionar, pero no me llamaba la atención.

Nuestros encuentros se mantuvieron hasta que ella se comenzó a preparar para hacer la primera comunión, se metió fuerte a la iglesia y ya no quiso. Aparte del miedo de quedar embarazada. Después como a los 16 años tuvimos una recaída, ya habíamos tenido ambos experiencias por fuera, mi hermana tomaba pastillas, obviamente mucho más fogosas e intensas.

De ahí, cada cierto tiempo volvíamos a caer en pecado, era ella la que siempre cortaba nuestras relaciones, por temas de moralidad o que se enamoraba de algún chico, pero tarde o temprano volvíamos a pecar.

Cuando se estaba por casar, ya me advirtió que nunca más volvería a pasar algo entre nosotros, ni siquiera quiso una de despedida. Pasaron años, mi matrimonio no resulto, me separe, mientras ella vivía un matrimonio perfecto, 3 hijos, buen pasar, cuando una tarde me dice que necesitaba conversar conmigo.

Me contó algunos problemas de su familia, estaba estresada, con uno de sus hijos y su marido. Cuando me dice que lo que en realidad necesitaba, era pegarse un buen polvo, sin compromisos, solo algo carnal, para salir de la monotonía de su matrimonio.

Casi 40 años habían pasado desde la primera vez que lo hicimos, y 22 años desde la última vez, ahora ya viejos, con 52 años, mi hermana me ofrecía irnos a un motel a recordar el pasado.

Terminamos en un motel a las afueras de la ciudad, cogiendo violenta y salvajemente. Estaba mucho mas gordita , caderas anchas , mucho más tetona y muchísimo mas caliente. Por primera vez, el ano de mi hermana fue mío sin problemas, gozamos realmente como locos, hicimos de todo en la intimidad de ese cuarto, un morboso e inmoral encuentro.

Ya han pasado 3 años, ahora tengo pareja , pero igual, desde ese día me convertí en su amante, tres o cuatro veces al mes , mi hermana es mi puta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...