Enseñandole a mi prima pepita

Soy hombre de 17 años de edad

La verdad se llama XXXX , pero por ser tan chica y delgada , le decían pepita y a si quedo llamada dentro de la familia. Tenía 14 años, yo 17.

Como era tan mala estudiante, mi tía me propuso hacerle clases particulares a cambio de dinero obviamente. Nos quedábamos solos en las tardes en su casa, mientras mis tíos iban a trabajar y la verdad, mi prima era rematada de tonta , no había como enseñarle. Aparte que payaseaba todo el rato, no tomaba nada en serio.

Es baja de estatura, muy delgada, sus piernas son delgadísimas, de tetas diminutas, pero lo contrarrestaba con la ropa sexy que se ponía que igual me calentaba. Usaba unos short muy cortos y poleras sin sostenes. Una tarde que le pregunté que le gustaría que estudiáramos, me dijo toda coqueta que biología, riéndose. Le dije que no tenía problemas y cuando le pregunté que estaban viendo, me dijo reproducción.

La materia nos llevo al aparato reproductor masculino y empezó a molestarme, diciendo que si se lo mostraba, le quedaría más claro. Me los tiraba descaradamente, diciéndome que en vez de estar estudiando podríamos hacer otra cosa más entretenida, hasta que fue tanto que me calenté y empecé a seguir su juego. En una de tantas veces se levantó y en vez de sentarse en su silla , se sentó en mis piernas , moviéndose , yo con la callampa dura , hasta que no aguanté y comencé a meterle mano. Nos calentamos de verdad , nos besamos y nos fuimos a su cuarto, en la cama besándonos y prácticamente follando con ropa. Le chupé las tetas, dos pequeños montículos, le metí la mano dentro de su calzoncito y la masturbe. Ella también hizo lo mismo y me decía que quería coger conmigo, pero a mí me daba pena y miedo quitarle la virginidad a mi prima chica.

Al otro día, quise cortarla y que estudiáramos de verdad, pero se me montó encima y me termino llevando de nuevo a su cuarto, donde esta vez, me pidió chupármela y obviamente le dije que si.

Jamás imagine que mi prima Pepita podía ser tan caliente, me dejo sacarle los pantalones y comerle la conchita y el culo con la lengua y me pedía una y otra vez que me la cogiera , pero a pesar que me moría de ganas me aguanté, pero termine corriéndome una paja entre sus nalgas.

Al tercer día, yo ya venía caliente sabiendo lo que iba a pasar y esta vez venia decidido a todo, hasta condones llevaba. Terminamos en su cuarto y luego de una buena mamada, me coloque un forro, me monté sobre ella y lentamente le arrebaté su virginidad. Sangró solo un poco, pero le encanto. Ya de ahí cogíamos todas las tardes, Pepita resulto ser en extremo caliente, acababa varias veces en un encuentro, le gustaban las poses y no le costaba acabar.

Se me montaba encima y no había como bajarla, se movía y disfrutaba como loca, como era tan delgada, se le notaban hasta las costillas, era muy liviana, le llegaba a levantar de las estocadas que le daba, me la cogía de pie, la colocaba como quería. Nos mandábamos un 69 de miedo, la hacía sentarse en mi cara y se la chupaba hasta hacerla acabar.

Después me pidió que acabara yo en su boca y sin asco se los tragaba, le encantaba. Tratamos de hacer sexo anal, pero no pudo aguantarme, era mucho el dolor, pero el resto, lo que quisiera.

Claro que sus notas no cambiaron, por lo que mi tío suspendió las clases , pero igual me iba a meter a su casa a cogerme a mi primita …

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...