El entierro con mi hermana

Soy HOMBRE de 52 años de edad

Todo comenzó con una llamada de mi hermana, avisándome que había fallecido un tío muy querido de nosotros. Hace un par de años, habíamos perdido a nuestra madre y este tío y mis primos, habían viajado para acompañarnos, por lo que estábamos en deuda con ellos y teníamos que ir.

Como mi cuñado tenía que trabajar nos fuimos los dos solos, mi mujer se tenía que quedar en casa cuidando las niñas.

Si bien es cierto, era un ambiente muy triste, fue la oportunidad para juntarnos todos los primos que hace mucho no nos veíamos. Acompañamos a la familia y ya más tarde, nos quedamos bebiendo unas botellas de vinos, recordando el pasado. Al otro día enterraban al tío, por lo que debíamos pasar la noche ahí.

Nos alojamos en un modesto hotel de la ciudad, compartiendo la habitación. Mi hermana se rio diciéndome que hacía 20 años que no dormía con otro hombre que no fuera su marido y yo igual, salvo mis hijas. Como hacía calor, yo me saque todo quedando solo en ropa interior, mientras ella entró al baño y se colocó un pijama corto. MI hermana es bien tetona y culona, algo gordita , pero con 50 años y tres hijos , se le veían exquisitas las tetas sin sostén bajo esa delegada tela y apenas se acostó , la abracé por detrás y le coloque las manos en las tetas.

Ella solo se rió , diciéndome que era un fresco, argumentando yo que estaba acostumbrado a dormir asi. Con la luz apagada y tocándole las tetas, con las copas de vino que llevábamos, me calenté sin remedio, se me paro y empecé a frotarme con ella , preguntándole que hace cuanto no cogía con alguien que no fuera mi cuñado.

Ella se reía y me trataba de caliente, que era mi hermana, que ya me durmiera , y yo seguía tocándola , hasta que me dijo que la cortara , que terminaría calentándola a ella también. Envalentonado con el alcohol entre broma y verdad, comencé a pedirle si podía meterle solo la puntita, ella se reía y trataba de soltarse, pero al hacerlo se refregaba contra mí. Sus risas se desvanecieron y comenzó a jadear , diciéndome que parara, pero yo ya estaba prendido , le metí la mano por delante de su pantalón , tocándole los pelos y ya ahí mi hermana se entregó.

Se dejó tocar , y solo lucho un poco cuando trate de bajárselos, pero no mucho , ya cuando los tenía en las rodillas , sabía que ya era mía. La di vuelta, le comencé a chupar las tetas y ya se entregó por completa. Me arrodille a la altura de su cara, ofreciéndole la verga , la que chupó extasiada. Me acosté sobre ella , la bese , separó las piernas y me la comencé a coger. La di vuelta , le comí el culo y me acosté sobre su espalda , dándole con todo.

Cogimos como amantes por largo rato acabando ambos deliciosamente. Quedamos desnudos acariciándonos y tocándonos, le chupe las tetas con cariño hasta que nos quedamos dormidos.

Despertamos en la mañana y volvimos a coger , nos duchamos juntos y volvimos hacerlo. Fuimos al entierro del tio , pero no volvimos de inmediato, nos quedamos una noche más para aprovechar .

Cogimos y cogimos como adolecentes, luego volvimos a nuestra ciudad y desde ese día, esporádicamente tenemos encuentros a escondidas donde nos entregamos al placer de la carne.

1 comentario:

  1. Que ricura siempre quise coger con mi hermana pero no se hizo varias veces estuvo desnuda frente a mi pero no se dejó tu del sigue dandole

    ResponderEliminar

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...