Nos sacamos las ganas con mi mamá

Soy HOMBRE de 40 años de edad

Vivíamos en una zona rural, muy alejados de la ciudad, donde conocer una mujer era muy difícil. Fue en una ramada que hicieron para fiestas patrias, que asistí con mi familia. 17 años tenía en ese tiempo, el concho de la familia, mis hermanas ya estaban casadas. Esa noche bebí bastante y entre eso saque a bailar a la esposa de un huaso, la vieja me los tiró y yo fui agarrándola más de la cuenta, cuando su marido se acerco y no agarramos a pelear. Mi madre me tomó y me sacó de ahí y a la fuerza me llevó a la casa. Mi padre estaba tomando con sus amigos y ni se enteró, seguro llegaba curado con suerte al otro día.

En el camino, a través de unos campos, alumbrados solo por la luna, mi madre que también venía muy borracha, me retó diciéndome que como se me ocurría meterme con una mujer casada y tan mayor, que fácil podía ser su madre, mas con el marido ahí etc. Le dije que me comprendiera, que no tenía a nadie y que con el trago me ponía caliente. Ella me entendió y me dijo que ella también se ponía caliente y que con mi viejo no pasaba nada. Me reí, le dije que si no fuera mi madre me la cogía ahí mismo y ella me dijo que le pasaba lo mismo. Mi mamita tenía 45 años en ese tiempo, es bajita, gordita, tetona y con un culo muy grande, con su declaración me calenté con ella y empecé a pensar que quizás ella también quería culiar, aunque fuera conmigo. Le dije que obligado me llegaría a correr una paja, esperando que me dijera algo y compadeciéndose de mí, me dijo que lo único que podía hacer, si quería, ella me ayudaba y me corría una paja cuando llegáramos. Le dije que no me aguantaba, que nos metiéramos entre los árboles para que me la corriera ahora y caliente , me dijo que bueno. Apoyado contra un árbol en completa oscuridad me baje los pantalones y mi mamá a mi lado me la comenzó a jalar. Borracho y caliente, le toque una teta mientras lo hacía y como no me dijo nada, le pedí si se la podía chupar. Mi vieja seguramente caliente como yo, me dijo que sí, pero que solo eso. Ella misma se la sacó y mientras se la chupaba, y a ella le gustaba , le dije si me dejaba metérsela por aquí, tocándola entre sus piernas. Me dijo que no, pero no me dejó sacarle la mano. Se la toque tanto que se calentó y me dijo que solo un poquito. La dí vuelta, ella misma se subió el vestido. Cuando estiro la mano y la encuentro a culo pelado. Se la metí de una y me la culié apoyada contra el árbol. Estaba tan caliente que no duré casi nada acabando dentro de ella y ella también lo gozó mucho. Nos acomodamos la ropa y nos fuimos abrazados hasta la casa. Me dijo que hace rato no culiaba , que sería nuestro secreto y que cuando tuviese ganas, le dijera, total ya lo habíamos hecho
Fué mi amante en esas lejanas tierras , después me fui a trabajar a la ciudad y cada cierto tiempo mi madre viajaba a la ciudad , quedándose conmigo donde arrendaba , obviamente durmiendo juntos y culiando toda la semana que estaba conmigo.

2 comentarios:

  1. QUE BONITA HISTORIA, QUE MADRE TAN COMPRENSIVA, HICISTE BIEN EN CULEARLA, AMBOS SALIERON GANANDO, SEGURO LA POBRE TODO EL DÍA ANDABA CALIENTE Y NO ENCONTRABA QUIEN LA CULEARA, LOS FELICITO, SALUDOS.

    ResponderEliminar
  2. Yo me cojo cada semana a mi tía y mi madre nos cuida que nadie nos moleste y algunas veses nos acompaña aunque no participa pero si le tengo ganas y ella lo sabe y me provoca estando desnuda con nosotros en el baño y cuando me cojo a mi tía en las noches entro a su cuarto ya que duermen juntas y totalmente encueradas.

    ResponderEliminar

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...