La mujer de mi tio, una gorda XXL

Soy hombre de 24 años de edad

Tengo un tío directo, hermano de mi padre que se separó y se junto con una Gorda tremenda. A mí me encantaba su nueva mujer, muy simpática, morena, no muy agraciada de rostro, los cachetes de su cara muy gorditos , un culo de otro mundo, enorme gelatinoso, piernas muy gruesas , bien rolluda y unas tetas descomunales. Mi madre comentaba que como era posible que allá dejado a mí tía por ella, pero mi sabio padre argumentó que sobre gustos no hay nada escrito. Para mí, 23 años , era una fantasía. Ellos vivían en una ciudad cercana a la mía, y cada 6 o 7 meses, a mi me tocaba ir a trabajar allá y me quedaba uno o dos días en la casa de mi tío, donde me atendían muy bien. Pasaron unos años, me toco viajar y ya con la confianza con ellos, ni siquiera avise que llegaba. Cuando llego su casa, Maritza , que así se llamaba la gordita , me saluda muy amablemente , me hace pasar y recién ahí me entero que hace mas de tres meses que mi tío se había separado de ella. Le pedí disculpas , diciendo que no sabía , que perdonara mi patudez , pero muy amable , me dijo que podía quedarme , que yo era de confianza y que le servía de compañía. Conversamos de su separación, preparó una cena exquisita y después nos tomamos un bajativo. Ya cuando me dijo que me podía quedar, se me pasó por la mente acostarme con ella . Al parecer había pillado a mi tio en un renuncio. Por ahí me fui colgando y como broma le pregunté si se había vengado. Se rió y me dijo que ganas no le faltaban, pero que no se le había presentado la oportunidad. Cuando le dije que contara conmigo si quería vengarse, se rió, diciéndome que sería un sueño, pero que me iba a fijar yo en una vieja como ella y tan gorda como ella. Por ahí nos fuimos y le confesé que a mí me encantaban las maduras gorditas, una serie de indirecta de ambas partes, cuando me dice que ella no tenía nada que hacer al otro día , pero que yo tenía que levantarme temprano, que nos fueramos a acostar. Siguiendo las indirectas , le pregunté que donde dormiría ( sabiendo perfectamente que la casa tenía solo dos piezas y cual ocupaba yo ) , y me dijo que donde yo quisiera , mirándome con cara de hambre, si quería dormir solo o acompañado. Le dije que acompañado, lo pensó y me dijo que a ella también el gustaría dormir acompañada.
Nos metimos a su cuarto y comenzamos a besarnos, agarrando con ambas manos ese gigantesco culo que tanto había fantaseado. Yo estaba como un pulpo, me dijo que me calmara, que teníamos toda la noche y mañana también si yo quería. Que era de una, pero una buena y larga. Con la luz encendida, la tenía completamente desnuda en su cama, admirando un enorme cuerpo , sus rollos desparramados en la cama , una enorme mujer toda para mí. Le bese y le toque el culo con mucha dedicación, ella gemia y gemia sin parar, me lo retribuyó con una buena mamada de su parte , hasta que se monto sobre mi. Sentí su gran peso sobre mi cuerpo, colocándome sus enormes tetas a mi disposición. Las chupe por largo rato, mientras ella se enterraba en mi verga . La coloque en 4 patas y aferrado a sus anchas caderas, le di con todo lo que pude. Realmente me faltaba verga para satisfacerla. Sus gelatinosas nalgas se movían a cada empeñon que le daba , era divino ver esas carnes moviéndose , estaba cumpliendo mi fantasía. Me cuide mucho de no acabar, a aunque ganas no me faltaban. Por más que le daba sin parar a la gorda ,ella disfrutaba , pero no acababa. A ratos paraba y me dedicaba a jugas con sus tetas o a besarle el culo, así pasó más de una hora
Separándole sus enormes nalgas, chupándole el ano con alevosía, mientras mi “tia” me alentaba que lo hiciera, que le encantaba sentir mi lengua ahí, hasta que me pide que se la meta por el ano. Jamás una mujer me había pedido eso, siempre era yo y como el 90% de la veces me decían que no. Parado a los pies de la cama, con un culo de más de un metro de lado a lado, se lo metí por detrás. Le di, le di y le seguí dando, tratando de hacerla acabar, pero no hubo caso, me vine yo antes que ella. Me dejo descasar un rato y luego volvió al ataque. Dándome una mamada tremenda logro que se me parara nuevamente. Volvimos a la pelea, y ella nada. Fue recién cuando hacíamos un 69, con ella arriba, yo con toda la cabeza metida entre sus nalgas, la cara toda mojada, entre sus jugos y mi saliva , que la gorda comienza a moverse más fuerte avisando que acabaría. La cama casi se desarmaba, yo metiéndole lengua y mano por todos lados, hasta que lanzando grandes gritos, comienza acabar , lanzando pequeños chorros que cayeron en mi cara y en mi boca, al mismo tiempo que yo me descargaba en la suya. Recién ahí pude satisfacer a semejante hembra, que cayó rendida, apoyándome todo el peso, agitado, me costaba respirar. Toda traspirada , desparramada en la cama , me decía agitada lo rico que había estado, luego de estar más de hora y media tratando de hacerla acabar.

1 comentario:

  1. Excelente relato, me recordó a mi ex. discrecionabsoluta921@gmail.com

    ResponderEliminar

Gangbang en la fiesta de mi pueblo

Soy mujer de 22 años en mi pueblo la fiesta se celebraba el sábado mi amiga Paty y yo bailamos y tomamos mi casa queda cerca y pensé en i...