Sexo con mi querida viejita

By | 19 noviembre, 2017

Soy hombre de 38 años de edad

Tengo 38 años y aun vivo con mi madre. Hace un año nuestra relación cambio completamente y hoy somos amantes. Siempre fui de pocas novias y la verdad me daba cosa dejar a mi vieja sola, ya que mi viejo falleció hace varios años. Una tarde mi madre me llama desesperada, porque le había dado un calambre en la pierna. Se acostó de boca en la cama, mientras yo levantaba la falda y le aplicaba crema para soltar la tensión del musculo. Con la falda arriba de sus nalgas, mientras la masajeaba , mi vista se fue a su entre pierna , donde se notaba su concha peluda , saliéndosele pelos por los costados. Mi madre esta vieja, tiene 63 años, es gorda de posaderas grandes como todo en su cuerpo. Masajeando sus muslos y un cachete del culo, se me paró irremediablemente. Desde ese día comencé a fantasear con ella, a veces me quedaba pegado mirándola y ella me preguntaba qué pasaba. Hasta que un día , conversando a si nada mas , le dije que me pasaba y ella en vez de sorprenderse o escandalizarse , lo tomo muy bien y me dijo que aunque le parecía extraño que me excitara una vieja gorda como ella, que la idea de tener relaciones conmigo, no le desagradaba , muy por el contrario. La conversación giro en torno a sus años de abstinencia y mi falta de novias, que la idea a ambos nos atraía mucho, hasta que fue ella la que me dijo que si yo quería intentarlo, ella encantada. La primera vez fue extraño, ambos nerviosos, mas cariños que sexo, hasta que mi madre se abrió de piernas, yo sobre ella y consumimos el acto, algo tímido de pocos minutos, quejidos leves. Luego de eso, me fui a mi cuarto, pensando en que habíamos hecho. Conversamos y a ambos nos gustó la idea de volver a repetirlo. Ya la segunda fue un poco mejor y ya después le tomamos el gusto y nos entregamos por completo. Me encantan las grandes tetas de mi madre y su inmenso culo todo mío. Ambos somos bastante morbosos, de hecho creo que la mayoría del común de la gente. Nos encanta coger, lo hacemos a diario, largas sesiones donde todo está permitido, incluso juguetes sexuales, lubricantes, sexo anal, acabadas en la boca y últimamente nos gusta contactarnos por webcam con gente del extranjero que tienen mentalidades abiertas y tenemos sexo siendo observados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.